No indulta

Foto: Rafael Cornejo. Perú 21

EL TRISTE OCASO DEL FALSO PACHACUTEC

Publicado: 2017-02-10

Alejandro Toledo fue puesto en la presidencia y en la Historia por un pueblo que se hartó de las mentiras, la corrupción y los crímenes de Alberto Fujimori y su cómplice Vladimiro Montesinos. Vio en él con esperanza a uno de los suyos que podría tener el gobierno que necesitaba para defender el ascenso social conseguido.

Toledo se encaramó en un movimiento social que independientemente de él ya existía contra la dictadura. Supo recoger el ánimo, la palabra y la acción de una sociedad que reclamaba democracia y decencia en el poder.

Pero los fantasmas de su propia biografía se encargarían de consumirlo como un carcinoma, dañando los tejidos de su personalidad y no dejándolo ser el líder político que el Perú necesitaba. Perdió su oportunidad de pasar a la Historia dignamente y con él perdió, otra vez, el Perú.

Toledo era débil y superficial en su identidad, por su desclasamiento y años en EEUU. Era inculto respecto al Perú, arribista, sin educación social, mentiroso y fanfarrón, sin embargo consiguió erigirse como el líder de la oposición democrática.

Ya desde antes de su ascenso al gobierno se conocían sus debilidades. Estas no pasaban de ser frivolidades, huachaferías y patanerías típicas del nuevo rico y con poder. Sin embargo tuvo esa otra personalidad positiva y carismática de encarnar la lucha contra la dictadura. Con el mismo empuje y osadía con que se abrió campo en su vida -especialmente en los EEUU y en el medio académico- se abrió también los espacios dentro del poder en nuestra elitista sociedad hasta llegar a ser presidente.

Triste y patéticamente, ya como un cualquiera, el "Cholo Sagrado" pagará con la cárcel su enriquecimiento ilícito, pero pagará más con el estigma de ser recordado como un traidor. 

El ocaso y caída de Alejandro Toledo nos deja la lección de que no bastan los líderes con méritos personales, profesionales y académicos, o con éxitos empresariales, ni que tengan el rostro de los antiguos peruanos, nada de esto importa si no hay detrás una persona ética, honesta y patriota.


Escrito por

Jorge Delgado

Cineasta y productor cultural, motivado a participar en política teniendo a la Cultura como eje transversal para entender y gobernar el Perú


Publicado en

El piajeno

Un espacio que busca contribuir a la reflexión y a la discusión de las ideas y prácticas que se dan en mi sociedad, la peruana.