desde este momento, no más hermanitos

supay fotos

¿DESPUÉS DE LA MARCHA QUÉ ?

Publicado: 2017-12-30

La noche anterior a la marcha del jueves 28, Gustavo Guerra García de Fuerza Social escribió en su página de Facebook: 

Acabo de salir de una reunión esperanzadora. Han atendido la convocatoria de la CGTP, todos los partidos de izquierda que conozco: Los seis partidos de Juntos por el Perú, Marco Arana y el Frente Amplio, Nuevo Perú, Democracia Directa, Perú Libre e innumerables líderes de organizaciones sindicales y sociales. Todos con mensajes maduros por la más amplia unidad. (…) Se acordó un Comando Unitario Nacional de Lucha y una delegación representativa salió del local de la CGTP para coordinar con el otro grupo que lidera coordinaciones en el local del SUTEP bajo la convocatoria de la Coordinadora de Derechos Humanos. Mañana haremos sentir a todo el país nuestro total rechazo al indulto otorgado a Alberto Fujimori.

Me permito tomar la cita de Gustavo Guerra G. porque ella resume bien las limitaciones de la convocatoria y su objetivo político.

La marcha fue buena, probablemente unas 30 mil personas, en su mayoría muy jóvenes, con mucha sinceridad, amor, pasión y compromiso con el Perú. Con un verdadero sentimiento de defensa de la Democracia y el imperio de los Derechos Humanos, rechazar la instauración de la impunidad con la liberación negociada de Alberto Fujimori y la falsedad y corrupción del Presidente Pedro Pablo Kuczynski. 

 Un grupo, seguramente muy emotivo pero ingenuo y anárquico, pese a la oposición de la gran mayoría que les trató de convencer de que no lo hagan, rompió la marcha y siguió a los provocadores infiltrados que en dos ocasiones –las que fui testigo- intentaron romperla y marchar independientemente. Una la lograron y marcharon hacia la Av. Arequipa donde ya los esperaba la policía para, obviamente reprimirlos, pero principalmente para causar disturbios que desprestigien la marcha. Justo lo hicieron a la altura de los canales de TV, América, Canal N y Panamericana. Pienso que fueron policías y no senderistas por la forma en que lo hicieron, los terrucos son más violentos, más grupales y más organizados, su eterno e infantil objetivo siempre será “azuzar las contradicciones”. El otro intento fue al cruzar la vía expresa al grito de guerra de “a San Isidro”. El gordito provocador, blancón, de pelo corto y crespo, de barba castaña, estaba un poco atrasado –estaba ya lejos la casa de PPK- pero cumplió la directiva. Nadie le hizo caso.  

Lo malo de la marcha ha sido lo mismo de todas las que hacen los partidos de izquierda y sus grupos de influencia: cerrada y excluyente de otros sectores políticos democráticos; marcha de militantes; como lo explicó GGG, con los mismos de siempre. Lo que rompió el esquema izquierdista ha sido la diversidad de grupos de jóvenes que le dieron el número, la energía y el rostro, la permanencia de muchas horas y la diversidad.  

Me hubiera gustado ver abriendo la manifestación a los líderes de los partidos de izquierda junto con los de Acción Popular, Alianza para el Progreso, disidentes de PPK, Todos por el Perú, Fonavistas, Partido Morado, etc… Además periodistas independientes como Rosa María Palacios, Claudia Cisneros, etc, personalidades de la cultura, de la academia, que ya han hecho pública su posición frente al gobierno y, principalmente a los Colegios, Médico y de Abogados que, creo, están en la obligación ética de pronunciarse acerca de la situación de salud del indultado y de la cuestión legal respectivamente. Pienso que no se ha hecho, en parte, porque los organizadores son así de estrechos y sectarios, pero también porque el objetivo principal no estaba claro o, en todo caso, desde mi punto de vista equivocado.  

¿Qué es lo que señala GGG?: haremos sentir a todo el país nuestro total rechazo al indulto otorgado a Alberto Fujimori. Es decir poniendo Fujimori como el objetivo de la marcha. Estoy absolutamente convencido de que el enemigo estratégico principal de los intereses del Perú, para ser una país democrático, liberal, moderno y de bienestar y desarrollo de las grandes mayorías ciudadanas es el fujimorismo en cualquier vertiente, porque al final todas confluyen en Alberto.

Pero en las actuales circunstancias Fujimori depende de PPK, es éste quien detecta el poder de la nación, por lo tanto, es él ahora, esta semana, este mes, el enemigo principal. Esto no vieron así los organizadores de la marcha. Han sido los familiares y sus fotos y pancartas quienes abrieron la manifestación y las consignas contra el indulto las principales. Error. La protesta debió ser principalmente contra Kuczynski. Es corrupto y soltado a Fujimori a cambio de su estadía en el poder, ha perdido toda autoridad ética y moral para regir los destinos de la patria y lo de Lavajato es su espada de Damocles. Cae PPK, cae Fujimori. Se puede revertir el indulto y PPK seguir. El objetivo político democrático es hoy primero, que se vaya el presidente y segundo anular el indulto. La marcha no la planteó así.

Si se hubiera planteado de esta manera el objetivo, seguramente se hubiera visto con mayor claridad la necesidad de abrir la convocatoria a otras fuerzas políticas y personalidades y la manifestación hubiera sido más grande, más potente y de mayor trascendencia nacional e internacional.

Todavía es posible hacer esta convocatoria, más aún después del informe publicado por IDL de las declaraciones de Odebrecht. Paralelamente, coordinar con las bancadas democráticas en el Congreso para pedir la vacancia del presidente, conversar con Vizcarra y exigirle que no renuncie, que no puede hacerse cómplice de la corrupción y que asuma su responsabilidad histórica de permitir una continuidad en el gobierno que no ponga en riesgo la democracia y que convoque a elecciones. Esperar la cita de la CIDH en febrero. Paralelamente, apoyar y vigilar desde la calle, las redes y el Congreso el trabajo de la Fiscalía de la Nación y el Poder Judicial. Este, creo, debería ser el qué hacer después de la –a pesar de sus errores- exitosa marcha del 28 de diciembre.

(Brevemente, fue válido frenar la vacancia, al margen del apoyo recibido por un sector del fujimorismo para canjear el indulto, porque esto ha permitido darle oxígeno y seguridad a la Fiscalía y el Poder Judicial).



Escrito por

Jorge Delgado

Cineasta y productor cultural. Autodidacta. Liberal republicano. Piurano. Amante del país.


Publicado en

El piajeno

Un espacio que busca contribuir a la reflexión y a la discusión de las ideas y prácticas que se dan en mi sociedad, la peruana.