se fue con Komplicidad

Foto: ANDINA/Juan Carlos Guzmán.

¿Qué queda de la visita de Francisco I?

“Los peruanos, en este momento, tienen derecho a no dejarse robar la esperanza”.

Francisco I

Publicado: 2018-01-22


La visita de Jorge Mario Bergoglio S.J. nos deja importantes mensajes, de palabra y conducta y como Francisco I, representante de la ortodoxia vaticana nos demuestra que la Iglesia tiene todavía lastres difíciles de erradicar.

Separo al sacerdote jesuita del Papa como un ejercicio, simplemente para ver los dos aspectos de este hombre que, mientras se muestra liberal en lo político y progresista en lo ambiental es conservador y tradicional en su relación con las mujeres, la sexualidad y el poder de ciertas facciones o tendencias conservadoras al interior del Vaticano.

La defensa de los pueblos indígenas, de sus territorios, de nuestra diversidad cultural y nuestras identidades, del reconocimiento de nuestra importancia histórica como nación y como país, ha sido el mejor y más integral de los discursos políticos que realizó durante su visita.

La defensa de la Amazonía y el medio ambiente, su crítica al extractivismo, la deforestación como tala indiscriminada  y como monocultivo con fines industriales fueron parte de las críticas al capitalismo sin reglas claras impuesto en el país. Realizó una frontal confrontación al modelo económico en que "los grandes negocios y la avidez del consumo no deben destruir el hábitat natural, clave para todo el planeta".

Otro de los golpes recibido por el stablishment político y al parecer sentido por el propio presidente Kuzcynski fue su referencia a la corrupción "el virus que lo infecta todo y tanto daño hace a los pueblos latinoamericanos". 

Estando en el Perú no podía comentar acerca de la violencia y el  maltrato a la mujer, "la "plaga" del feminicidio", sin embargo su comentario acerca de las "monjas chismosas" mostró su otra faceta patriarcal, machista y misógina típica del discurso de la curia conservadora. 

Mostrando que los conflictos internos dentro del Vaticano no parecen resolverse favorablemente a los sectores progresistas, ha sido la presencia de José Antonio Eguren Anselmi, Obispo de Piura y miembro del Sodalicio de Vida Cristiana, "encubridor de Luis Fernando Figari y abusador", según Pedro Salinas.

Bergoglio nos deja una vivencia como país no solo para recordar como un hito social, su presencia ha servido para demostrarnos que más que un país católico, que lo somos, somos una vieja nación con mística hacia la espiritualidad, aunque la Iglesia la ignore y desperdicie con sus aburridos rituales y oraciones y su formalismo, dogmatismo y rigidez para aceptar el sincretismo y la cosmovisión indígena acerca de la existencia espiritual humana. Los íconos y fiestas católicas son parte de nuestra identidad cultural porque representan nuestro mestizaje, nuestra diversidad, el volcarse en masa para verlo pasar, asistir a sus misas o querer tocarlo son manifestaciones de nuestra necesidad histórica "buscando un Inca" y recuperar una utopía como nación.

Hay más que decir acerca de esta visita papal, este es solo un muy breve resumen de ideas que nos ha dejado. Habría que rescatar el emblema de su visita: “Los peruanos, en este momento, tienen derecho a no dejarse robar la esperanza”. Creo que acertó, la esperanza sí, en el cambio social, económico y político es una necesidad histórica .



Escrito por

Jorge Delgado

Cineasta y productor cultural. Autodidacta. Liberal republicano. Piurano. Amante del país.


Publicado en

El piajeno

Un espacio que busca contribuir a la reflexión y a la discusión de las ideas y prácticas que se dan en mi sociedad, la peruana.